​Proyectos Ambientales

Huerta de Burundi


Cuando la comunidad de Knoxville, en Tennessee, abrió sus puertas a los refugiados provenientes de la pequeña nación africana de Burundi, les ofreció algo más que un resguardo contra la pobreza extrema de su anterior país natal. La comunidad les ofreció terrenos para cultivo.

En el terreno establecido como espacio verde de la fábrica acerera de Knoxville de Gerdau, estos refugiados pueden cultivar vegetales frescos y contar así con un medio de subsistencia propio.

La fábrica trabajó junto a un grupo llamado Sodela – un grupo de refugiados burundeses – y otra organización comunitaria denominada El Puente, para ayudar a que estas personas gocen de la dignidad que trae aparejada la autosuficiencia y lleven un poco de su propia cultura culinaria al nuevo hogar.

El proyecto de cultivo comenzó en 2010 y les ha proporcionado productos agrícolas a muchos de los casi 250 refugiados burundeses que viven en la región de Gran Knoxville.
 
horizontal
 
 
De
Nombre
Para
Nombre
E-mail
 
Vertical